¡Verona y Bologna en un fin de semana!

¡Buenos días viajerxs!

En el mes de julio viajé a uno de mis países europeos favoritos: Italia. País donde se puede disfrutar de una buena gastronomía así como de mucha historia y arte. Para mí Italia es una de las regiones más completas pues también tiene playas para descansar o montañas para hacer trekking. Si te lo montas bien puedes hacer un viaje bien completo.

Hace ya algunos años realicé una ruta por Italia durante 15 días y años posteriores he tenido la oportunidad de volver en varias ocasiones. He tenido la suerte de pisar todos estos lugares: Sicilia, Roma, Florencia, Pisa, Portofino, Siena, Santa Margarita de Liguria, Venecia y diferentes pueblecitos de la Toscana.

En el mirador de Verona

Con lo romántica que soy, me apetecía un montón conocer Verona… así que.. ¡a por ello fui! Durante un fin de semana agregué a mi lista italiana Verona y Bologna.¡Os cuento como lo hice!

TRANSPORTE

  • Los vuelos a Bologna son de los más baratos para viajar a Italia junto a Milán… por 65€ ya teníamos nuestros billetes. Eso sí, con Ryanair. Por lo tanto, en vez de maletas, que no están incluidas en el precio, nos llevamos una mochila para pasar el fin de semana.
  • Del aeropuerto de Bologna al centro histórico cogimos un Uber, ya que solamente hay unos 15 minutos.

La idea era visitar la ciudad de Bologna y después, una vez allí coger el tren para ir a Verona que se situa a una hora y media más o menos.

  • El billete lo compramos en la estación de tren de Bologna. Nos costó el billete unos 15€ ida y vuelta. Os recomiendo ir con bastante antelación puesto que la estación es bastante grande, tiene muchos andenes. Nosotras perdimos el tren por llegar justas y tuvimos que coger uno un poco más tarde. Por suerte el billete era válido y no tuvimos que pagar más.
  • De la estación de tren de Verona al centro cogimos un autobús urbano (el 11, 12 o 13) Cuesta 2€ el viaje si lo compras directamente al conductor. Pasan muy regularmente así que es una forma fácil y barata de desplazarse.
  • Tanto por la ciudad de Verona como por Bologna nos movimos caminando, puesto que las distancias no son muy largas y se puede hacer perfectamente a pie si tienes el alojamiento bien ubicado.
  • De vuelta al aeropuerto desde el centro de Bologna cogimos el aerobus que nos dejó en 20 minutos en nuestro destino por un módico precio de 6€.

ALOJAMIENTO

Nosotras decidimos coger el alojamiento en Bologna y solamente pasar un día en Verona. La elección se debió, básicamente, a que la estancia en la primera ciudad era un pelín más asequible (aunque ninguna de las dos lo sean especialmente).

Al final nos decantamos por un apartamento llamado R&B via Barozzi 6 . A pesar de estar a unos 20 minutos a pie del centro histórico de Bologna (lo cual está muy bien), el barrio no nos agradó demasiado, ya que por la noche no tenía muy buena pinta. El apartamento estaba limpio y bien acondicionado: tenía una cocina común compartida con otra habitación y dentro de la nuestra un gran baño y camas confortables. Dos noches en el apartamentos nos costaron en total 144€.

¿QUÉ HACER EN VERONA?

Como ya os he mencionado, aterrizamos en Bologna pero al día siguiente cogimos un tren con destino Verona para pasar el día allí. Es una ciudad con mucho encanto, turística pero cuidando su esencia. Eso sí, es pequeñita así que con un día allí ya hacéis. A continuación os presento los puntos más fuertes de Verona:

  1. Poneros las botas : Lo primero que os exijo que hagáis en Verona es comer. Una de las mejores pastas que he probado en mi vida fue aquí, en la ciudad de Romeo y Julieta. Al llegar a Verona fuimos directamente y sin pasar por la casilla de salida al Ristorante Greppia. Nos cogimos 3 pastas diferentes para probarlas todas y una botella de vino. Nos salió a unos 20€/persona.
Feliz comiendo mi pasta con trufa

2. Visitar la casa de Julieta: debe de ser pecado desplazarte hasta Verona y no visitar la casa ficticia de los enamorados más conocidos del mundo. La entrada a la casa cuesta unos 6€. A mí no me gustó especialmente, no hay mucha cosa, lo único que merece más la pena es ir al balcón desde el cual, supuestamente, se comunicaban los enamorados.

En el balcón de Julieta
Dicen que tocarle una teta a Julieta hará que vuelvas a la ciudad o que encuentres tu amor verdadero. Supongo que volveremos a Verona pronto 😉

3. Pasear junto el río Adagio: Esta caminata por al lado del río me gustó mucho. Las vistas son super bonitas y se pasea tranquilamente bajo la sombra de los árboles. Al final llegamos al Ponte Pietra el cual cruzamos para después dirigirnos al Castel di Pietro.

A la sombra junto el río Adagio
Cruzando el Ponte Pietra

4. Subir hasta el Castel di San Pietro: Probablemente, lo que más disfruté de Verona. Yo soy muy fan de los miradores y de ver las ciudades desde arriba y subir hasta el Castillo es ideal para esto. Desde el exterior del castillo podréis apreciar Verona con una perspectiva diferente. Las fotos quedan super bonitas, sobre todo al atardecer. No, no entramos al castillo, solo fuimos por las vistas.

En el mirador con mis chicas

5. Ver la Piazza delle Erbe y todo su centro histórico: La Piazza delle Erbe es como la típica plaza del pueblo: hay mucho ambiente y ponen paraditas de productos artesanales. También hay una gran oferta alrededor de restaurantes y bares para tomar algo. Es muy agradable pasear por el centro de Verona puesto que todos los edificios son bonitos de ver y es una ciudad bastante limpia y acogedora.

6. El Arena de Verona: es una construcción histórica muy popular debido a que es una de las estructuras del estilo mejor conservadas. Se trata de un anfiteatro romano utilizado, hoy en día, para realizar óperas por la noche. A nosotras nos hubiera gustado quedarnos a ver una lo que pasa que cuando lo miramos los billetes eran ya excesivamente caros (más de 65€) y además, nos teníamos que ir a dormir a Bologna.

El Arena de Verona

¿QUÉ HACER EN BOLOGNA?

Tras visitar Verona volvimos a Bologna. Aún nos quedaba un día y medio para descubrir la famosa ciudad conocida por su salsa (que, por cierto, ningún de las tres probamos). Al contrario de Verona, Bologna no me cautivó demasiado. Está algo descuidada (hay muchos graffitis) y sucia. Además, no tiene tanto encanto. Aun así, os cuento las cosas que tenéis que hacer si la visitáis alguna vez:

  1. Poneros las botas 2.0:  bueno, vale, eso básicamente lo podéis hacer por toda Italia. Pero vaya, hacedlo también en Bologna. En esta región es muy típica la Piadina, que es una especie de bocadillo con pan de pizza. Yo me la comí con jamón serrano y queso de buffala y estaba riquísimaaaaaa. Además son muy baratas: ¡las podéis encontrar a partir de 4€!
img_20190720_222655786383096660024567.jpg
Cenando Piadina en Bologna
En la última comida en Italia, Marta hizo un match con el mantel

2. Disfrutar del ambiente nocturno: Bologna es una ciudad universitaria y, por lo tanto, por la noche se llena todo de gente con ganas de pasarlo bien. Nosotras tomamos unas copas en Caffè Maxim, situado justo en frente de las famosas torres.

Después de todo el día pateando Verona, unos merecidísimos cócteles.

3. Ver las torres de Bologna y todo su centro histórico: El símbolo de Bologna. Se dice que en el Medieval se llegaron a erigir unas 180 torres en la ciudad. A día de hoy quedan la torre Garisenda y la torre Asinelli aunque la primera tiene un grado de inclinación con respecto a la vertical de 3,2 metros y la segunda, de 1,3 metros. A parte, no olvidéis visitar la Piazza Magiore y la Fuente de Neptuno. 

Con las torres de Bologna de fondo

4. Subir hasta la iglesia de San Michele in Bosco: mi obsesión por ver las ciudades desde el punto más alto nos llegó a la iglesia de San Michele in Bosco que se encuentra a unos 15 minutos en bus de la ciudad. Podéis coger el bus 30 en el centro histórico, el billete sencillo os costará 2€.

Bologna desde arriba y desde lejos

5. Flipar con la cantidad de arcos que hay repartidos por toda la ciudad: de verdad, la mayoría de las calles tienen arcos. Para muestra un botón:

En una calle con arcos
En otra calle con arcos

 


 

¡Y hasta aquí el post de hoy!

Espero que os haya servido de mucho y que pronto pongais los pies sobre tierra italiana. Vuestro estómago os lo agradecerá seguro 😉

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Muchos muchos aviones!!!!!!!!!!!!!!!

Paula

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s