LITUANIA Y LETONIA: LAS JOYAS BÁLTICAS

¡¡¡¡¡Buenos días viajerxs!!!!!!!

 

-Venga chicas nos vamos en Semana Santa…

-¡Ufff, qué caro todo!

-Bha da igual, ¡Vamos igual!

-Yo quiero ir a Polonia.

-Yo también…pero todos los vuelos son con escalas.

-Yo quiero ir a algún país que perteneciese a la URS.

-A mí todo me va bien.

-Oye, ¿y si vamos a Lituania?

– ¿Y si también visitamos Letonia?

-¡Vale siiiiiiiiiii!

Pues sí viajerxs, para Semana Santa no teníamos ninguna idea de donde ir… no nos importaba el destino, tampoco nos importó mucho el coste del billete (que acostumbrada a gastarme como mucho 100€ este vuelo me costó excesivamente caro), solamente pensábamos en pasar una semana en un lugar diferente, a poder ser, por el Norte de Europa. Y así es como acabamos 6 días descubriendo Letonia y Lituania 🙂

Junto las Casas de las Cabezas Negras en Riga, Letonia.

EN BUSCA DEL BILLETE MÁS BARATO

Como ya he mencionado anteriormente, cuando miramos los vuelos (principios de Febrero) los billetes ya estaban bastante caros. Los que finalmente compramos eran de lo más barato que había para el tipo de viaje que queríamos: 1 billete ida-vuelta con la compañía low cost Wizzair nos costó unos 210€ más o menos. El recorrido fue el siguiente: Barcelona- Vilnius, Riga-Barcelona. Así que al comprar los billetes de ida y vuelta por separado el precio también subía un poco más.

A los 210€ se le tiene que sumar 24€ más ya que tuvimos que pagar adicionalmente el equipaje de mano (problemas de las compañías low cost...). Así que el billete nos terminó saliendo por 234€ en total. Nada mal.

PRIMERA PARADA: LITUANIA

Llegamos el día 17 a la 1 de la madrugada a la capital de Lituania. El aeropuerto, que es muy chiquitito, se encuentra a unos 15 minutos del centro así que cogimos un Uber y en nada nos plantamos en nuestro apartamento.

Para esta ocasión, reservamos un estudio de dos plantas a través de Booking.com (ya sabéis que casi siempre reservo a través de esta página). El apartamento, llamado Loftas Vilnius, estaba super bien, tenía todo lo necesario, estaba limpio, etc. Lo único que estaba un pelín alejado del centro (unos 20 minutos caminando) pero bueno, ¡mereció la pena! Además nos costó muy barato: 120€ 3 noches, es decir, 40€ cada una.

Día 1

El primer día lo utilizamos para conocer la ciudad de Vilnius a pie. Esto es muy sencillo de hacer en solo una jornada, ya que todos los lugares de interés se encuentran bastante cerca los unos de los otros y además, la capital es pequeñita. A continuación os indico que no os podéis perder en un día:

-La Torre de Gediminas: seguramente es lo más conocido de Vilnius. Desde esta torre, alzada sobre un monte en medio de la ciudad, se obtienen las mejores vistas. Se puede subir a pie (que es como lo hicimos nosotras) o también se puede subir en funicular.

La entrada a la torre son 2€ con carnet de estudiante o 5€ para adultos.

En la torre de Gediminas
img_20190421_185313_9324991417229199995799.jpg
Las vistas de Vilnius desde la torre Gediminas

-La puerta de Aurora: a ver, siendo sincera, la puerta mucho mucho no tiene. Pero lo que hace gracia y la razón por la cual todo el mundo la visita es la historia que hay detrás: se dice que la virgen que hay dibujada en la puerta es capaz de hacer curaciones milagrosas. Por lo tanto, si vais a Vilnius y necesitáis un milagro en vuestra vida, dirigiros hasta la puerta y desearlo con toda vuestra fuerza 😉

Paseando por las calle donde se encuentra la Puerta Aurora

-Catedral de Vilnius: La catedral de Vilnius es, simplemente, impresionante. Yo no soy mucho de edificios religiosos, los veo bastante deprisa y solo algunos me fascinan de verdad. La catedral es enorme y tiene unas inmensas columnas en su entrada.

-Perderte por las calles: Vilnius tiene un encanto especial. Los edificios, en general, son super bonitos, además se ve una ciudad limpia y muy bien cuidada. También, algo a resaltar, su tranquilidad. Nosotras teníamos la broma de que los habitantes solo salían por la noche, ya que durante el día parecía ser que éramos las únicas paseando por allí. Ni tan solo había muchos turistas.

Las calles de Vilnius son preciosas

-Pasear por el parque Pavilniu: como hacia tan buen día cuando fuimos, un pequeño paseo por el parque Pavilniu nos fue muy bien. Hay un río alrededor que hace el paisaje muy bonito.

A parte, el primer día también lo aprovechamos para probar la gastronomía lituana. Fuimos a un restaurante que estaba bastante lleno, situado en la plaza del Ayuntamiento. La verdad es que los precios eran elevados en comparación con otros locales y la comida lituana no nos gustó especialmente. Pero igualmente es una experiencia, el comer en un restaurante 100% lituano. El restaurante se llama Amatininku Uzeiga.

Comida en Amantininku Uzeiga

Día 2

El segundo día amaneció soleado y caluroso; nosotras nos habíamos llevado más ropa de abrigo que otra cosa y en vez de alegrarnos de la buena temperatura, deseamos que hiciera más frío. Moraleja: no nos fiemos de la temperatura de Google. Así que, nos pusimos las camisetas cortas que llevábamos y nos dirigimos hasta la estación de tren de Vilnius. Próxima parada: ¡Kaunas! Antes de irnos de viaje leí que la ciudad de Kaunas es considerada la más bonita de Lituania, por encima de la capital. Así que, obviamente, no nos lo podíamos perder.

La ciudad de Kaunas se encuentra a 1.30h en tren de Vilnius. Los trenes del país lituano son muy cómodos y muy nuevos: asientos espaciosos y confortables, enchufes, etc. Osea que viajar en tren por el país es una buena opción 🙂 Por otro lado, el billete nos costó unos 8€ por persona, ida y vuelta. Es importante comprar el billete, aunque no se valide al entrar, después el revisor pasa por todos los vagones 😉

Al llegar a Kaunas, nos dimos cuenta que la estación se encuentra un poco alejada de lo que es el centro histórico. Nosotras tomamos el bus 56 (casi todos paran en el centro de la ciudad, pero preguntad antes de subir) a la ida y a la vuelta lo hicimos andando dando un paseo (que nos llevó como 45 minutos). Kaunas es una ciudad con encanto pero tampoco tiene mucho que visitar. A continuación, os dejo algunas opciones que no os podéis perder en la ciudad lituana:

-Recorrer la avenida de la Libertad: es la avenida principal de la ciudad, llena de vida, ambiente, tiendas y restaurantes. Une las dos partes más importantes de Kaunas: el casco histórico y el nuevo centro.

-Posar junto a la iglesia de San Miguel Arcángel: se encuentra al principio de la Avenida de la Libertad. Es una iglesia muy grande y bonita. Aunque no pudimos entrar porque estaba cerrada, el exterior nos permitió hacernos muuchas fotos.

Mi amiga Marta junto a la iglesia

-Pasea por Calle Vilnius: Si recorres toda la avenida de la Libertad, al final te toparás con la Calle Vilnius. Está situada en el centro histórico de la ciudad, donde los edificios son un poco más viejos. Parece un cuento. Fue, sin duda alguna, mi parte favorita de Kaunas.

Calle Vilnius en Kaunas

Comer unas pastas típicas en Spurginé: ubicada en la Avenida de la Libertad encontraréis esta cafetería tradicional donde venden pastas típicas lituanas. Me la recomendó una chica local. Toda una experiencia.

-Plaza del ayuntamiento: visita la plaza más importante de la ciudad.

Ayuntamiento de Kaunas

-Castillo de Kaunas: puede que la atracción principal de la ciudad. Tampoco os imaginéis un pedazo castillo, la verdad es que yo me esperaba algo más. Aun así es bonito, situado en medio de un parque super grande, perfecto para pasear o descansar un rato al sol.

Haciendo el tonto delante del castillo de Kaunas

Para comer en Kaunas es aconsejable hacerlo por la Avenida de la Libertad o bien la calle Vilnius puesto que son las dos zonas con más oferta. Nosotras comimos en Pas Stanley, situado en el casco histórico de la ciudad, y la verdad es que salimos super contentas: los precios eran ajustados (entre 5€ y 8€ el plato) y la comida estaba riquísima! 100% Recomendable.

Nuestra comida en Pas Stanley

Por la tarde volvimos a coger el tren de vuelta a Vilnius. Tras ducharnos y prepararnos para la noche nos fuimos a cenar al que se convirtió nuestro restaurante favorito del viaje. La comida estaba super rica, los platos eran grandes y estaba bien de precio. Además está muy bien ubicado, ya que se encuentra en una calle con mucho ambiente nocturno. El restaurante se llama Talutti.

Restaurante Talutti, en Vilnius.

Tras la cena fuimos a tomar algo a un bar llamado la Birra Pub y después acabamos en un Reggeaton party en Salentodisco Pub. Ambos locales recomendables, aunque la discoteca no empezó a llenarse hasta pasadas las 3.00 am.

Día 3

El día 3 nos despertamos como unas campeonas con las pilas cargadas para dirigirnos a lo que iba a ser nuestra última parada en Lituania: Trakai.

Este pequeño pueblo ubicado a 30 minutos de Vilnius es popular por el gran castillo que alberga en una isla de su lago. Y, por supuesto, no nos lo quisimos perder.

Así que después de hacer el check out y despedirnos de nuestro maravilloso apartamento nos dirigimos a la estación de trenes para dejar nuestras maletas (aunque más tarde descubrimos que también había taquillas en la estación de buses, menos mal que están una al lado de la otra). Dejar las maletas durante unas 5 horas aproximadamente nos costó 4 euros en total.

Compramos los billetes de Trakai en la misma estación de buses (unos 3€/persona), suelen salir cada media hora así que, en principio, no tendríais que tener ningún problema para hacer la reserva. Aprovechamos también para comprar los billetes de la tarde, ya que abandonábamos Lituania para recibir a Riga, la capital de Letonia (17€/persona).

La chica que nos vendió los billetes de Riga solo nos ofreció dos horarios: las 9.30am y las 22pm. Yo había leído anteriormente por Internet que había un bus a las 18.00 pm así que se lo pedí. Nos acabó vendiendo billetes para las 18.00pm pero no entendí muy bien porque no me las había ofrecido desde el principio. Solo para que lo sepáis, preguntad.

El trayecto a Trakai es corto pero el viaje en minibus puede ser toda una aventura. Nosotras nos achicharramos dentro (hacia muchísima calor) y además, al ser autobuses un poco viejos íbamos rebotando un poquito. ¡Pero mereció la pena!

Mirad los paisajes que hay en Trakai :

Lago de Trakai
Rincones en  Trakai

Como ya he mencionado anteriormente la atracción principal (y más bien la única) de Trakai es su castillo. Desde la estación de buses hay más o menos media hora andando hasta él. El paseo es muy agradable porque, como podéis apreciar, los paisajes son super bonitos y hay rincones con encanto.

Visitar el castillo de Trakai es una forma de conocer la historia de Lituania. La entrada cuesta unos 4€ con carnet de estudiante. Vale la pena visitarlo y descubrir un poco la cultura lituana.

En total pasamos unas 3 horas en el pueblo: paseando, comiendo y visitando el castillo. Después volvimos a coger el bus de vuelta: nos esperaba un trayecto en bus bastante más largo.

Castillo de Trakai

Comimos allí, al lado del castillo, en una pizzería. Yo si fuera vosotros me llevaría un bocadillo o algo para picotear sentado en el lago. Los restaurantes allí no son muy abundantes y además los precios son bastante elevados.

Por la tarde, de vuelta a Vilnius y a coger otro bus. En esta ocasión, rumbo a Riga, capital de Letonia.

Llegamos a Riga sobre las 22.30h a tiempo para cenar algo rápido en el primer McDonalds que vimos y caer rendidas en nuestro nuevo apartamento.

SEGUNDA PARADA: LETONIA

Riga nos gustó muchísimo más que Vilnius; aunque sean ciudades bastante parecidas en cuanto diseño y arquitectura, creemos que Riga tiene más atractivo, más ambiente, más color. Así que de las dos capitales bálticas nos quedamos con la segunda 🙂

En la capital de Letonia tampoco encontraréis grandes monumentos para visitar, simplemente, tenéis que dejaros llevar un poco, caminar por sus calles e ir descubriendo los rincones que te regala la ciudad.  

Aun así, si os desplazáis hasta allí, no os podéis perder:

-La Casa de las Cabezas Negras

-El Monumento a la Libetad

-La Iglesia San Pedro

-Mercado Central de  Riga

-La Catedral

IMG_20190422_124121
Arquitectura de influencia holandesa-alemana

Riga se ve fácilmente en dos días, es más, nosotras teníamos pensado pasar un día en Jurmala (Playa en Letonia) pero debido a unos contratiempos durante el sábado noche tuvimos que pasarnos el domingo durmiendo (seguir leyendo para más información).

Día 4

Nos despertamos más o menos prontito en el nuevo apartamento llamado Expert Apartments previamente reservado a través de la página de Booking.com. Nos costó 133€ tres noches, es decir, unos 45€ por persona.

A diferencia del alojamiento de Vilnius, con el cual estábamos encantadas, éste nos decepcionó un poco: la descripción de la vivienda en la página web no coincidía con el apartamento ofrecido y además había desperfectos bastante importantes; como por ejemplo, no poder secarte el pelo y cocinar a la vez porque no había suficiente potencia eléctrica. Aunque en un primer momento nos sentimos estafadas, después buscamos el lado positivo y lo tomamos como una anécdota más. Además, el apartamento de Riga tenía una gran ventaja:  su localización. Estaba en el centro del meollo.

img_20190420_1701287156998428817072215.jpg
Frente a la casa de las Cabezas Negras, uno de los monumentos más representativos de la ciudad.

Tras desayunar en Double Coffee, dimos una vuelta por la ciudad e hicimos un free tour  en inglés el cual empieza desde la Iglesia de San Pedro.

Lo que no sabíamos es que había dos free tour diferentes: el de las 10am, que se centra en el casco antiguo, y el de las 12am, que te lleva por las afueras de la ciudad. Nosotras acudimos al de las 12 así que, como ya estábamos allí, decidimos hacerlo y dejar para otro día el del centro histórico, que era el que realmente nos interesaba.

IMG_20190420_115913
Minutos antes de comenzar el tour

El free tour fue bien, el chico fue muy simpático y la información interesante. Lo recomiendo, ya que, de otra forma, no entenderías muchas cosas de la ciudad y, además, no irías a según que lugares (o por lo menos nosotras no nos hubiéramos desplazado hasta donde nos llevó el guía). El tour duró dos horas en total: nos llevó por el barrio de Moscú, el Mercado Central y acabamos la visita en el Monumento a la Libertad. 

Disfrutando de una comida letona

Comimos en un restaurante cuyo nombre no puedo recordar (en la calle Kalku, justo en el centro). El sitio, a pesar de estar en una de las calles principales, no era caro y los platos eran bastante ricos así que lo recomiendo! 😉

Por la tarde, como todavía nos quedaban dos días por la capital, decidimos descansar un poco y solamente dimos un paseo por las calles, disfrutando de los edificios y del ambiente que, a diferencia de Vilnius, había mucho. También disfrutamos de una pequeña siesta bajo los últimos rayos de sol (estábamos a 20 grados) junto el río Daugava.

IMG_20190420_175215
No éramos las únicas echando la siesta al lado del río

Cuando se hizo tarde, volvimos para casa, cenamos y después nos fuimos de fiesta a un bar llamado Puzel  🙂 Había muuchaaaaaaa gente y lo pasamos muy bien.

Día 5

Digamos que la fiesta en Riga fue bastante dura y al día siguiente no teníamos fuerzas para salir de casa, así que, como os podéis imaginar, perdimos casi todo el día 😦

Aun así, por la tarde hicimos un esfuerzo y nos dirigimos hasta el mirador más conocido de la ciudad, el cual se sitúa en el hotel Radisson Blue. Resulta ser un skybar desde donde se aprecian unas vistas muy bonitas. El bar, obviamente, es un pelín más costoso que otros bares de la ciudad pero merece la pena 🙂

IMG_20190421_193910
Vistas desde el Skybar
Tomando un Cocktail

Día 6

El último día ya estábamos activadas de nuevo así que a las 10am ya estábamos plantadas frente la iglesia de San Pedro dispuestas a empezar el tour del casco histórico.

Debo resaltar que dejamos las maletas en la estación central de buses de Riga, por muy poco dinero (quizás 2-3€) nos guardaron las maletas hasta que llegó la hora de irnos al aeropuerto. La estación es muy céntrica así que seguro que os irá bien si queréis dar un paseo de última hora por la ciudad antes de marchar.

Este tour nos gustó bastante más que el anterior (que recordad que era por las afueras de la ciudad) así que sino podéis hacer los dos (que es mi recomendación) yo elegiría primero el de las 10am 🙂

Enamorada de las calles de Riga
img_20190420_1720398158466132882656690.jpg
Caminando por las calles de Riga te encuentras con casitas monísimas

Al acabar el tour comimos en Tokio City, una cadena de restaurantes de sushi que seguro  encontraréis por ahí caminando:) Más tarde fuimos a una cafetería, recomendada por el guía local del free tour, donde comimos unos pasteles super ricos… se llama Crumble Cake, está situada cerquita de la Iglesia San Pedro.

IMG_20190422_145325
Comiendo Carrot cake en Crumble Cake

Cuando ya llegó la hora de abandonar la ciudad, recogimos las maletas ynos dirigimos hasta el aeropuerto en transporte público, por supuesto. Nosotras cogimos el minibus 222 (por 1€) que nos llevó a nuestro destino en media hora. La parada para tomar dicho bus se encuentra bastante cerca a la estación de buses que he nombrado previamente, los buses pasan cada 15 min aprox.

Para finalizar, decir que el aeropuerto de Riga es chiquitito y muy fácil así que con que vayáis allí una hora antes (sino facturáis, claro) ya es suficiente 🙂


¡¡¡Y hasta aquí el post de hoy!!!!

Espero que esta entrada os inspire para conocer lugares que puede que no estén en vuestra bucket list pero que no por eso tenéis que dejar de ver… ¡porqué os pueden sorprender!

Yo lo pasé muy bien en este viaje de 6 días y por nada del mundo hubiera cambiado el destino… conocer cosas diferentes y no muy populares está genial 🙂

Y como siempre…

Muchos muchos muchos aviones,

Paula

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s