DESCUBRIENDO BALI EN 1 SEMANA

¡¡¡Buenas tardes viajrxs!!!!

Uau, con este post llega a su fin mi relato sobre mis 3 meses en el sudeste asiático. Por un lado me da un poco de pena porque explicar mi experiencia me hacia tener la cabeza un poco todavía por allí…pero por el otro lado mis dedos me están pidiendo a gritos que deje de teclear tanto 🙂

En esta entrada, como veis en el título, voy a hablar de Bali. Debo de reconocer que hasta el año pasado siempre había pensado que esta isla estaba sobrevalorada: demasiado turismo, todo el mundo habla maravillas de ella… yo pensaba ¿estarán mintiendo? PUES NO. La verdad es que me encantó. Me pareció un sitio idílico donde me hubiera gustado quedarme mucho tiempo más que una semana. Me pareció tranquilo, me pareció acogedor. Me pareció como estar en un sueño. Por eso: id a Bali amigos míos.

img_20181201_115831
Uno de los momentazos de Bali

 

VISADO

Si eres español puedes estar en el país 30 días sin visado (solamente con el pasaporte válido y el vuelo de la salida, aunque a mí no me lo pidieron). Si quisieras extender el visado y quedarte más tiempo en el país o bien puedes hacerlo de antemano si la embajada te lo permite (60 días máximo) o bien llegar a Indonesia sin visado y extenderlo allí en una oficina de inmigración. Otra buena solución es salir del país antes de que te venza el mes (ir a Malasia, por ejemplo) y volver a entrar: entonces tendríais otro mes “gratuitamente” en Indonesia sin visado.

INTERNET- SIM

Nosotros compramos una SIM de 2GB por unos 5 euros en una tienda no oficial (mal hecho porque se recomienda siempre ir a tiendas oficiales para adquirir este tipo de cosas). Las mejores operadoras en Bali son Telkmosel y XL, que son las que tienen más cobertura.

CÓMO LLEGAR Y RUTA DE 7 DÍAS

Al ser un destino tan y tan popular, encontrarás vuelos para ir a Bali desde casi todos los aeropuertos (aunque seguramente tendrás que hacer alguna que otra escala). Eso sí, los vuelos suelen ser un poquito caros (más que a otros sitios del sudeste asiático). Nosotros cogimos un vuelo ida y vuelta desde Kuala Lumpur y nos costó 80 por persona.

Por otro lado, aunque Bali me fascinó debo decir que es de las peores veces que he organizado una ruta (sintiéndolo mucho por vosotros). El caso es que estábamos en temporada de lluvias, el tiempo variaba cada dos por tres y además solo teníamos una semana para hacer un recorrido (que por cierto, es un error, Bali necesita mínimo 14 días). Por suerte me di cuenta de los errores que tuve al diseñar la ruta y os los explicaré por aquí para que no los repitáis.

PRIMER CONTACTO CON BALI: UBUD

Cuando llegamos a Bali lo primero que hicimos fue tomar un Grab hasta Ubud, una de las ciudades más conocidas de la isla (situada más o menos a 1 hora en coche del aeropuerto). Teníamos claro que estaríamos alojados allí unas 3 noches: 1 día lo invertiríamos en conocer la ciudad y los otros dos en descubrir los alrededores con moto. Esta sí que fue una buena decisión; yo, personalmente, me enamoré de Ubud. El mercadillo, la gente, los restaurantes veganos, la arquitectura, los templos… fue el primer contacto que tuve con Indonesia y me sentí como en casa.

img_20181130_120813
Monos en el Sacred Monkey Sanctuary de Ubud

¿Dónde alojarse?

Quedaros con un nombre: Dewi Antara Hostel. Probablemente uno de los mejores alojamientos durante mi aventura de 3 meses. El establecimiento está regentado por una familia super amable que intentaran ayudaros en todo lo posible. Está bien ubicado, está limpio, la decoración es super auténtica, tiene piscina… A mi me pareció super recomendable y buena elección. Nos costó 12€ con desayuno incluido.

img_20181130_095551
Desayuno en la terraza de la habitación

¿Dónde comer?

A mí la comida indonesia me pareció especialmente rica. Por eso creo que, si os gusta la comida asiática, cualquier sitio donde vayáis os parecerá bien. Si queréis comer barato en Indonesia se llevan los “warungs” que son restaurantes de comida local por la que puedes comer por 2 o 3€ por persona. Como en Ubud estuvimos bastantes días tuvimos la oportunidad de probar muchos sitios y elegir los que más nos gustaron:

Warung sin nombre: cuando llegamos el primer día a Ubud era ya de noche y no había casi nada abierto. Como estábamos cansados y tampoco queríamos caminar mucho salimos a la misma calle de nuestro alojamiento(Dewi Antara) y visualizamos un pequeño local  casi enfrente del hotel. La dueña estaba recogiendo y cuando nos vio lo dejó todo y en seguida se ofreció a darnos comida. El restaurante es familiar, diminuto y no tiene ni nombre pero la señora fue super amable y la comida estaba bastante rica por lo que me parecía injusto no mencionarlo 🙂

img_20181129_223907
Comida del warung sin nombre

-Dewa warung: éste lo encontramos de casualidad andando por el centro de Ubud y la verdad es que pedimos mucha comida  y nos salió tirado de precio: 3€ por persona. No es de las mejores veces que hemos comido en Bali pero había mucha gente así que puede ser que no escogiéramos los platos más acertados.

-Labak sari warung: este restaurante está a las a fueras de Ubud, es recomendable si vas a las terrazas de arroz de Tegalang ya que se encuentra muy cerquita. La comida no es muy abundante pero está muy rico y también es super asequible.

-Warung citta ovest: si tenéis antojo de pizza este es uno de los más aconsejables aunque realmente no será la mejor comida italiana que hayáis probado pero para saciar el apetito está bien. Es un local muy pequeñito y no se puede reservar.

img_20181201_185905
Comiendo pizzas en Bali

-Warung igelanca: una de las mejores sopas que he probado en mi vida fue aquí. Hacia un mal día, llovía y a mí me apetecía comer calentito así que me pedí una sopa Mie Jawa, plato típico de la isla de Java. No se si es que tenía hambre o realmente estaba tan buena como recuerdo. Además, tienen una promoción: plato de comida + infusión: 2,5€ aproximadamente.

img_20181203_150255
Me acuerdo de esta sopa y se me hace la boca agua

-Saworali cake &  coffee shop: finalmente, recomiendo este sitio vegano. Es una especie de buffet donde se puede comer pero nosotros fuimos a merendar. Hay mucha opción para veganos, tanto como de bebidas (zumos, batidos, etc) como de comidas (helados, pasteles, etc). Yo no soy vegana pero soy intolerante a la lactosa y cuando viajas es super difícil saber lo que estás comiendo así que lugares como Ubud, que puedes encontrar decenas de posibilidades, lo agradezco muchísimo.

¿Cómo moverse? 

El primer día, para movernos solamente por la ciudad, lo hicimos a pie. Ubud no es muy grande y se puede patear perfectamente. Los días siguientes, como visitamos los alrededores alquilamos una moto por unos 3 días. Hay muchos lugares para alquilar motocicletas ya que es el vehículo más utilizamos. Nosotros la sacamos por unas 150.000 rupias, lo que vienen a ser unos 10 €.

¿Qué hacer?

A continuación os explicaré día por día lo que hicimos.

Día 1

El primer día, como ya he mencionado anteriormente, lo dedicamos exclusivamente a conocer la ciudad en sí. Lo hicimos todo caminando, las distancias son más o menos y si tenéis todo el día por delante os dará tiempo a todo.

-Sacred Monkey Sanctuary: Lo que hicimos primero al levantarnos y desayunar fue dirigirnos al santuario de monos. Es una especie de parque donde los monos saltan y pasean libremente, en una hora lo tienes visto. Es bonito y la experiencia es curiosa así que lo recomiendo. La entrada cuesta unos 4€ por persona. 

img_20181130_113934
A parte de ver monos los paisajes también valen la pena
img_20181130_120527
Selfie mientras los monos se sacan piojos

Mercado de Ubud: tras salir del santuario de monos caminamos hasta el famoso mercado de la ciudad. Se encuentra más o menos a 1 km pero paseando se hace corto. A mí personalmente me encantó este lugar puesto que hay muchas paraditas, con muchos objetos artesanales y típicos de Indonesia (no es un mercado de falsificaciones). Puedes comprar ropa super mona y bolsitos super baratos.

-Pura Taman Saraswati: muy cerquita del mercado de Ubud se encuentra este pequeño templo. La visita es rápida, realmente no hay mucho que ver, pero el sitio es muy bonito y merece la pena sacar algunas fotos. La entrada es gratuita.

img_20181130_154511
El templo Pura Taman Saraswati por dentro

-Campuhan Ridge Walk: Este recorrido se encuentra también próximo al templo Taman Saraswati. Se trata de un paseo por la montaña donde se pueden apreciar los auténticos paisajes balineses y desconectar un rato del caos de las motos y el ruido urbano. La entrada es gratuita.

img_20181130_145929
Paseo por la selva balinense

Día 2

El día 2 en la isla lo dedicamos a descubrir los alrededores cercanos a Ubud.

Por la mañana, lo primero que hicimos fue alquilar la moto para los próximos 3 días. Una vez subidos encima de la motocicleta, nos dirigimos hasta unas cascadas, puesto que en Bali hay a montones y es una de las cosas que no puedes dejar de hacer si viajas hasta allí. Las más populares y próximas a Ubud son las de Tegenungang. Nosotros optamos por no ir a estas porque al ser las más conocidas pensamos que también habría más gente. Por ese motivo, acabamos en las cascadas Kanto-Lampo, también muy aconsejables y situadas a unos 30 minutos en moto del centro de Ubud. La entrada a las cascadas valen entre 1-2€. 

img_20181201_115737
Fotón en la cascada Kanto-Lampo

Después de las cascadas fuimos a reponer fuerzas a un restaurante que ya he mencionado anteriormente, Labak Sari. Fuimos debido a su cercanía a la que era nuestra próxima parada: las populares terrazas de arroz Tegalalang. Las terrazas son realmente sorprendentes justo como las imaginas en las fotografías del Instagram. Nosotros aparcamos la moto en el parking de las terrazas el cual es de pago. Después, para entrar a las terrazas, también se tiene que pagar unos 2€ por cabeza. Nada más poner un pie en las terrazas, nos encontramos con un chico que nos guió hasta lo que era una pequeña tienda donde estuvimos charlando un rato y degustamos los tés más típicos de la zona (acabamos comprando dos paquetes).

img_20181201_154025
Tegalalang Terraces
img_20181201_154129
Descansando a la sombra en las terrazas de arroz

Te puedes tirar en las terrazas toda la tarde, recorriéndolas y tomando fotos porque de esos paisajes, no te puedes cansar nunca.

LLUVIA Y DRAMA EN EL INTERIOR DE LA ISLA

Tras conocer Ubud y los alrededores más cercanos decidimos alejarnos un poco durante dos días y conocer otros sitios situados más en el interior. Al acabar con estos dos días de recorrido volveríamos a Ubud a pasar otra noche y a dejar la moto que había alquilado previamente.

El plan no estaba mal formulado realmente fue una buena idea. Pero en aquel entonces llovía un montón y esos dos días conociendo esa parte de la isla los desperdiciamos un poquito debido a las condiciones meteorológicas: no pudimos disfrutar ni visitar todo lo que hubiéramos querido. Si lo hubiéramos sabido seguramente hubiéramos invertido un poco más en esa región y se lo hubiéramos quitado a Kuta, que era el siguiente destino. Pero bueno, como dije al principio de este post, de los errores se aprende.

Antes de ir queríamos conocer, principalmente, el templo Pura Ulun Danu Batur y la montaña Batur y el templo de Taman Tirtagganga. Ahora veréis qué hicimos al final:

Día 3

El día 3, que ya amaneció lluvioso, dejamos las mochilas en el hotel de Ubud (que recordemos que íbamos a volver en dos días) y nos fuimos con una mini mochila hasta otra parte de la isla (lo de la mini mochila es importante si se pretenden hacer dos horas en una moto que no tira mucho).  El objetivo de ese día era conocer Tirta Gangga y sus alrededores, situado a 1h y media en moto de Ubud. Pues bien, tras casi dos horas en moto por fin llegamos a uno de los templos más conocidos de Bali, Tirta Gangga. El templo es original, diferente a los que habíamos visto hasta el momento. La entrada vale  aproximadamente 2€ por persona. A mí me gustó mucho y pienso que mereció la pena el largo trayecto en moto:)

img_20181202_121301
El bonito templo de Tirta Gangga

 

img_20181202_123756
Su visita merece la pena por fotos como esta

Tras visitar el templo y sacar unas cuantas fotos decidimos comer. Justo a la salida del Tirta Gangga hay un pequeño warung donde bebimos unos zumos de fruta super ricos. El sitio se llama Tirta Wati.

Por la tarde teníamos pensar ver el templo Lempuyang Luhur , que también está bastante cerquita y el water palace. Esa era nuestra idea hasta que empezó a diluviar de mala manera y con pinta de que no pararía en todo el día. Y así fue. Y como en esas condiciones no se puede disfrutar bien, decidimos ir al hotel que habíamos reservado con anterioridad.

Aquella noche nos íbamos a alojar cerca de la ciudad de Sideman; habíamos escogido el alojamiento relativamente a mitad de camino para que la vuelta a Ubud se nos hiciera más corta. En esta ocasión, no deparamos en gasto y pagamos 22€ la noche con desayuno incluido con tal de alojarnos en unas villas en medio de la montaña. El establecimiento se llama Great Mountain View y realmente está super bien, está alejado de todo lo que aporta paz y tranquilidad. Cenamos en el mismo hotel y comí también una de las mejores sopas de mi vida.

img_20181203_103721
Este perrito de vivía en Great Mountain View y me enamoró

Día 4

Cuando nos despertamos el cielo estaba bastante despejado por lo que nos pusimos como objetivo ir hasta el monte Batur (más o menos a 1 hora en moto) y descubrir también el templo que se sitúa a sus pies, que dicen que es uno de los más bonitos.

Cuando llevábamos una media hora de trayecto el cielo empezó a oscurecer y las primeras gotas asomaron. Como era inviable seguir con lluvia, que cada vez era más  caía más fuerte, buscamos una alternativa rápida: muy cerquita de donde estábamos se encontraba el templo de Besakih que, casualmente, es el más grande e importante para los balineses. Estábamos contentos de haber encontrado una solución así que sin pensarlo dos veces nos dirigimos hasta allí y  compramos una entrada con guía (unos 4€ por persona). Los primeros 20 minutos de la visita no estuvieron mal pero a partir de cierto momento empezó a diluviar de tal manera que era imposible salir al exterior (nos refugiamos en un techo pequeñito). Ahí estuvimos 30 minutos esperando a que parara de llover pero como seguía y seguía, cuando aflojó un poco decidimos marchar también de ese templo y dirigirnos hacia el sud de la isla (Ubud) donde ponía que hacía buen tiempo.

img_20181203_114055
La única foto que me pude hacer antes de que empezara a llover
img_20181203_115331
Templo Pura Besakih

2 horas después llegamos al hotel Dewi Antara, donde ya nos habíamos alojado, empapadísimos. Como os había dicho anteriormente esos dos días de descubrir el norte no sirvieron para mucho debido a la lluvia. Pero bueno eso era algo que no podíamos controlar.

Tuvimos suerte y en Ubud hacia más o menos buen tiempo así que de nuevo volvimos al mercadillo y dimos una última vuelta por la ciudad.

DÍAS DE PLAYA EN KUTA

Al despertarnos por la mañana y desayunar para coger fuerzas cogimos un Grabtaxi con destino a Kuta, ubicado muy cerquita del aeropuerto. Nuestra intención era establecer la base en dicha ciudad y a partir de ahí movernos en moto conociendo un poco los alrededores (que al final tampoco lo hicimos debido, otra vez, al mal tiempo).

Si pudiera cambiar la decisión de elegir alojamiento en Kuta, cogería el alojamiento en Canggu, otra zona del norte mucho más tranquila y más bonita. Kuta es un sitio muy turístico, lleno de australianos haciendo surf y con mucha fiesta. Aunque nuestra experiencia no fue mala, creo que con un día en suficiente y me hubiera gustado más hacer, por ejemplo, dos noches en Canggu y una en Kuta 😉 ahí lo dejo.

¿Dónde alojarse en Kuta?

Cara cara Inn: este hotel lo cogí porque lo había visto en alguna cuenta de instagram y estaba muy guay. Y lo estuvo. Menos mal que solo había reservado una noche porque cuando llegamos nos avisaron que no había agua caliente y aunque mi cuerpo tolera mucho mejor el agua fría desde este viaje a Asia, esos días de lluvías no iba a poder vivir sin una ducha calentita. Así que, desgraciadamente, solo pasamos allí la noche que habíamos reservado por internet y las otras dos las cogimos en otro establecimiento. Nos costó 15€ la noche con desayuno. 

Kemuning Kuta Hotel: Este no estaba tan chulo como Cara Cara inn pero aun así estuvo muy bien. Estaba limpio que es lo más importante. Y por lo menos había agua caliente que era el objetivo. Nos costó 12,5€ la noche pero sin desayuno. 

¿Dónde comer?

Como no, el mejor aliado volvieron a ser los warungs. No tengo ninguna recomendación especial porque todos los sitios donde fuimos los encontramos por casualidad y eran locales pequeñitos y familiares. Kuta, al ser el sitio más turístico de Bali, tiene muchas opciones y para todos los gustos (pizzerías, hamburgueserías, sushis, etc).

¿Qué hacer?

Día 5

El quinto día, que es cuando llegamos a Kuta y hacía más o menos sol, lo dedicamos a conocer las playas cercanas (la playa de Kuta) y a relajarnos un poco en el mar y en la piscina del hotel. Había muchas olas y no estábamos acostumbrados a tanto movimiento porque en los otros países el mar era super tranquilo, como si fuera una piscina.  Por la tarde nos dedicamos a pasear y a buscar alojamiento para los dos días siguientes; normalmente el precio cuando reservas en persona sale es un poco inferior que si lo haces por internet. Aun así no encontramos ninguno que nos gustara y acabamos cogiéndolo por Booking.com.

img_20181204_174258
Viendo atardecer en Kuta

Finalmente y para acabar el día, dimos una vuelta por el mercadillo de Kuta que también tiene muchas paraditas y además de vender objetos artesanales también vendían falsificaciones.

Día 6

Al despertamos lo primero que hicimos fue mover nuestro equipaje hasta el nuevo hostel. Más tarde alquilamos una moto por 24h. Nos costó 70.000 rupias lo que equivale a unos 5 euros. Ese día lo queríamos dedicar a conocer los alrededores de Kuta y sobretodo, queríamos ver el atardecer en el templo Tanah Lot, uno de los más conocidos del sur.

Por la mañana/media tarde fuimos a estas dos playas (que están consideradas de las mejores de la isla pero no tienen nada del otro mundo).

-Kedonganan beach 

img_20181205_140850
Estaba un poco nublado pero nosotros aguantábamos

-Double six beach

img_20181206_141619
Comiendo en la playa

 

img_20181206_123930
Puerta de la playa de Six double beach

Y cuando tocaba ir al templo Tanah Lot (más o menos a unos 45 min de Kuta en moto) para poder ver el atardecer empezó a diluviar (como no). Total, que nos quedamos sin ver lo que más queríamos.

Día 7 

Este día tocaba coger el avión vuelta a Kuala Lumpur. Como continuaba lloviendo y no hacia tiempo para la playa, nos dimos una vuelta por el centro comercial Beachwalk (que realmente es una pasada) y nos dimos un masaje balinés (probablemente el mejor de mi vida).

img_20181205_185241
Centro comercial beachwalk

Y hasta aquí mi experiencia en Bali. Estoy segurísima de que algún día (si puedo) volveré. Me encantó, me dejó enamorada, pero como habéis podido ver no lo pude disfrutar al máximo debido a la lluvia. Espero que os haya servido un poco mi post y que aprendáis de mis errores… sobretodo, id más días y ¡¡¡¡exprimid la isla al 100%!!!! Se lo merece 🙂 

Muchas gracias por leerme… MUCHOS MUCHOS AVIONES PARA TODOS!

Paula

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s