INDIA, EL TRIÁNGULO DEL ORO

Buenos días viajerxs!

Han pasado 3 meses desde el viaje del que voy a hablar pero es que han sido unas semanas muy intensas preparando los últimos trabajos de la carrera… y ya por fin puedo dedicar tiempo al blog 🙂

En el post de hoy os traigo un viaje ¡de los grandes! La pasada Semana Santa tuve la suerte de poder pisar uno de los países que siempre había ansiado conocer, la India. Aunque fuera un viaje demasiado corto para lo que la India ocupa, tuvimos tiempo de recorrer las ciudades más conocidas del norte y realizar la ruta llamada el Triángulo del Oro.

IMG-20180331-WA0017

Para poder viajar a la India hay mucha preparación previa y muchas cosas de las cuales conviene informarse…así que tomar asiento ¡que esta entrada os va a llevar un ratito!

Pero primero… DENTRO VÍDEO  https://www.youtube.com/watch?v=sXDuJPxv6Aw

Y como excepción hoy tenemos un segundo vídeo, que tiene unas tomas muuuy chulas grabadas por el dron, realizado por la otra pareja con la que íbamos así también os lo dejo por aquí:  https://www.youtube.com/watch?v=jXjrp8ilFDQ

Comencemos y hablemos de…

VUELOS

Realmente, como siempre, me daba igual donde viajar en Semana Santa así que simplemente nos metimos en Skyscanner y buscamos vuelos que estuvieran de acuerdo con nuestro presupuesto. Encontramos un vuelo por 450€ con destino a Nueva Delhi (con escala en Moscú) así que sin pensarlo mucho decidimos comprarlo. Viajamos con Aeroflot, una compañía aérea rusa y la verdad es que mi primera experiencia fue medio buena: aunque los aviones se ven ya un poco viejos (desde mi punto de vista), no tuvimos ningún retraso, la atención al cliente también bien (me pusieron comida sin lactosa en el avión), etc. ¿Por qué medio buena entonces?

ME PERDIERON EL EQUIPAJE. Por suerte lo encontraron un día después de llegar a la India y me lo enviaron al hotel pero yo ya lo daba por perdido porque al contactar con la compañía me informaron de que no tenían ni idea de donde podía estar mi mochila. Qué mal lo pasé. Pero bueno, al final todo quedó en un susto. Eso sí, hablando con otros pasajeros me dijeron que Aeroflot suele perder las maletas cuando hay escala, ahí lo dejo.

VISADO

Para ir a la India es esencial el visado para poder entrar al país. Hay dos formas de hacerlo: a través de una empresa que te lo gestione (que vale unos 100€) o hacértelo tú mismo vía online que te cuesta 50€. Adivinad que opción elegimos nosotros. Por supuesto lo hicimos vía online y además de que solamente tarda unos 3 días (así que es más rápido) no es para nada difícil y la mitad de barato. Para hacer el visado tenéis que acceder a la siguiente página:

https://indianvisaonline.gov.in/evisa/tvoa.html

Ésta es la página oficial para realizar la VISA. Por Internet encontraréis muchos portales para realizar el visado de India pero muchas de ellas solo sirven para estafar. Así que os recomiendo ir directamente al enlace que he indicado arriba y garantizar que el proceso salga bien. Como he dicho anteriormente es bastante fácil: a parte de tener el pasaporte vigente (y que no caduque en los próximos 6 meses) deberéis tener una foto de carné así como tener una ruta elaborada de vuestro viaje. En la página web encontraréis una pestaña llamada “E-Visa application”. Tenéis que acceder y a partir de ahí, rellenar todos los datos necesarios. Mucha suerte en ello.

VACUNAS Y MEDICAMENTOS

Dependiendo de la zona a la que vayas te harán falta unas vacunas u otras. En algunas zonas es recomendable vacunarte de la rabia o de la malaria, por ejemplo. Como nosotros íbamos a una zona bastante controlada y “desarrollada”, el médico nos recomendó vacunarnos solamente de la Fiebre tifoidea (el tifus) debido a la poca salubridad que yace en el país para evitar diarreas y fiebre. Yo, como vivo cerca de Barcelona, me puse la vacuna en el Hospital de Bellvitge. Para poder acceder a este tipo de vacunas para viajar debes primero coger hora para Medicina preventiva en el Hospital de Bellvitge (http://www.bellvitgehospital.cat/usuaris/serveis_medics/view.php?ID=30). El mismo día que tienes la cita, el médico te hará una serie de preguntas como la duración del viaje o las zonas que visitas. Él valorará la vacuna que necesitas y además te facilitará una lista con los medicamentos indispensables. A continuación os indico los medicamentos que nos llevamos:

-Ibuprofeno, paracetamol –> dolores varios

-Suero oral–> para vómitos y diarrea, evita la deshidratación

-Monurol –> antibiótico para la infección de orina

-Lansoprazol –> protector gástrico (muy necesario para las comidas picantes de la India)

-Amoxicilana –> antibiótico para dolor de garganta, otitis (just in case)

-Tiritas, compeed ampollas, etc

-Antimosquitos –> hay muchos mosquitos que trasmiten enfermedades, se tiene que comprar un antimosquitos especial que te recetan en la consulta de Medicina preventiva.

Debo decir que los únicos que utilizamos (obviamente) son los relacionados con el estómago puesto que como ya he dicho y repetiré unas cuantas veces la comida a parte de que es muy picante no tiene las mejores condiciones de higiene y es muy típico que los viajeros sufran las llamadas Deli Belly (diarreas al viajar a la India). Nosotros fuimos 4 los que viajamos y 3 tuvimos las diarreas del viajero aún y tomando muchas precauciones.

Finalmente, en cuanto el gasto entre la cita con el médico, las vacunas y los medicamentos nos gastamos unos 50€ por cabeza.

PREPARACIÓN DE LA MALETA

Para 10 días llevamos una mochila backpacker de 70 litros (aunque quizás somos un poco exagerados).

En la India, a finales de marzo, ya hacía bastante calor, unos 30 grados cada día, por lo que teníamos que llevar ropa fresquita. Por otro lado, el médico nos había dicho que debido a los mosquitos lleváramos, sobretodo, ropa de manga larga y preferiblemente que no fuera oscura (pues se ve que los atrae). Por ese motivo cogí pantalones largos fresquitos, de estos que tiene una tela super fina y también leggins (aunque con los leggins me asé de calor. De camisetas sin embargo sí que cogí de manga corta (también hay que tener en cuenta que no se puede ir vestido de cualquier manera en un país en que la mayoría de mujeres van tapadas hasta arriba) y alguna de tirantes. Por otro lado, cogí un pañuelo para echármelo por encima cuando entrásemos a los templos.

No resaltaría nada más especial: zapato cómodo, algo para cubrirte la cabeza (sombrero, gorra), ropa fresquita y alguna chaqueta para por las noches o para combatir el aire acondicionado de los establecimientos.

TRENES

Nuestra intención primaria era la de movernos de destino a destino en tren (ya explicaré más tarde como lo hicimos al final). Lo que hicimos fue mirar más o menos antes de irnos los horarios de los trenes que íbamos a coger y solamente reservamos uno puesto que era nocturno y duraba unas 10 horas. Los demás los reservaríamos en la estación, allí mismo.

Para poder reservar el tren debéis de registraros en la página de IRCTC, la página oficial del gobierno de India de trenes. Como ya mencioné en la VISA es mejor que siempre entréis en websites oficiales para evitar fraudes. Recomiendo reservar los trenes que tengáis seguros (sobretodo los nocturnos) con mucha antelación puesto que se agotan bastante rápido: nosotros los cogimos tres semanas antes y estuvimos en lista de espera hasta el último momento.

Para el viaje nocturno elegimos un pase en 1a clase puesto que queríamos descansar bien: eran compartimentos de 4 personas con 4 camas individuales, sábanas, ventilador y enchufes. Nos costaron aproximadamente unos 30€ por persona.

https://www.irctc.co.in/eticketing/loginHome.jsf

CON GUÍA/CHÓFER POR LA INDIA

Como he dicho en el apartado anterior nuestra intención era ir con tren de ciudad a ciudad. Aun así al llegar allí, conocimos a Pappu, un chófer que se ofreció llevarnos en coche durante toda nuestra ruta.

Para convencernos Pappu nos llevó a la oficina de turismo para cual trabajaba y allí nos informamos sobre los precios junto a su jefe. Al final, tras una hora negociando (todo se negocia en la India), conseguimos que por 180€ por persona nos llevara durante todos los días de ciudad a ciudad, nos esperara al entrar a los monumentos y nos condujera donde le dijésemos (que no está nada mal). Además, como nosotros ya habíamos reservado el tren nocturno con anterioridad, Pappu nos fue a esperar a Jodhpur mientras nosotros íbamos de New Delhi a Jodhpur (270 km- 5 horas en coche) en convoy.

 Aunque ir en tren fuera bastante más económico que ir con el chófer existía la posibilidad de que los trenes salieran con retraso, de que nos quedásemos sin billetes, etc. Por este motivo, y para aprovechar más el tiempo optamos por esta opción que al final agradecimos por la comodidad y el aire acondicionado, entre otras cosas.

NUEVA DELHI


Los dos primeros días y el último del viaje los pasamos en Nueva Delhi (en total 3 días para la capital del país). Para nosotros 3 días fueron más que suficientes, visitando por encima todo lo que se debe ver.

Seguramente, si realizáis un viaje en la India vuestro destino en avión será el mismo que el nuestro: el aeropuerto Indira Gandhi, el principal de Nueva Delhi. Y ahora os preguntaréis…¿cómo llegar hasta la ciudad desde el aeropuerto? Hay dos opciones: tren o taxi. Mientras que el billete de tren te cuesta unas 70 rupias (0,9 €) a nosotros el taxi nos costó 300 rupias, es decir, 3,8€.

Cabe destacar que nosotros nos subimos en un taxi ilegal cosa que no recomiendo puesto que en todos los foros, blogs, etc siempre leeréis que es esencial subirse en taxis con certificaciones para evitar sustos. Aun así, como somos más chulos que un ocho (expresión de mi madre) nos subimos a un taxi ilegal para ir hasta la capital (que son unos 45 minutos).

Os voy a explicar como fueron las primeras horas de David y de Paula en la India, que todo se tiene que decir, fueron un poco estresantes:

Yo llorando sin mochila, perdida en algún lugar del mundo. David histérico. Nos subimos en un taxi ilegal. Pensamos que el conductor iba matarnos y a vender nuestros órganos puesto que no nos contestaba cuando le hablábamos, le llamaban un montón por teléfono y tenía un símbolo nazi en el volante (símbolo que más tarde entenderíamos que pertenece a una de sus religiones pero que en ese momento no teníamos ni idea de su significado). Pero el momento clave del recorrido en taxi fue cuando, en vez de llevarnos al hotel donde le habíamos indicado, nos llevó a otro sitio, un pequeño local y nos dijo que entrásemos dentro. Yo, que ya estaba asustada perdida, le dije que no nos pensábamos bajar y que nos llevara a la estación de tren más cercana, que ya nos apañaríamos para llegar a nuestro alojamiento. Y por suerte, nos dejó, un poco cabreado, pero sin hacernos nada más.

En la estación decidimos coger un tuc tuc para ir hasta el hotel pero el conductor nos volvió a llevar a otro sitio, a otro local tal y como había hecho el del taxi. Ahí fue cuando descubrimos la trama: todos los taxistas, conductores de tuc tuc, etc te intentarán llevar siempre primero a un tour operador o oficina de turismo para que compres sus servicios. Al final (después de 2 horas por lo menos) llegamos al hotel y allí nos reunimos con Sandra y Eladio, amigos que habían llegado al día anterior.

El establecimiento en el cual nos alojamos se llama Bloomrooms, situado muy cerca a la New Delhi Ralway Station. Es un hotel low cost de 3 * donde se hospedan muchos mochileros y gente joven. Lo recomiendo a pesar de que para mi gusto estaba un poquito sucio dormimos muy bien y el staff fue muy amable. La ubicación yo creo que no está mal, la zona es muy auténtica, un barrio bastante pobre con muchos mercadillos, puestecitos de comida… Además, Nueva Delhi es muy grande y con taxi y/o tuc tuc llegas a cualquier lado. La noche cuesta unos 35€.

En general Nueva Delhi nos gustó mucho. En la capital se puede apreciar muy bien el caos que hay en la India y las desigualdades del país así como todas las culturas y religiones que se existen en un mismo país.

Cosas qué ver en New Delhi:


-Puerta de la India: a ver es una puerta sin más pero conmemora a los guerreros indios muertos en la I Guerra Mundial. Además el ambiente alrededor de la puerta es guay, siempre hay mucha gente.

Connaught Place:  es una plaza con una gran bandera del país izada cuando esta el presidente. Alrededor hay tiendas de lujo, es un sector financiero importante.

-Tumba de Humayun: llamado el pequeño Taj Mahal. La entrada vale unas 500 rupias, pero merece la pena, ¡es muy bonito!

IMG_20180326_132500_663

-Lakshmi Narayan: templo hindú. Allí por fin nos pusimos el típico puntito rojo que se ponen los indios. Es bastante impresionante y no se permite entrar dispositivos electrónicos al interior.

-Old Delhi: en la parte vieja de Delhi  hay muchas cosas qué ver. Eso no quiere decir que las viéramos todas… Nosotros simplemente nos dimos una vuelta por allí y vimos Chadni Chowk que es un típico mercadillo indio. Nos faltó por ver el Fuerte Rojo y la Gran Mezquita.


-Jardines Lodi: pues tal y como dice su nombre son unos jardines donde podéis encontrar muchas tumbas. Es un lugar muy bonito, ajeno al caos de la ciudad, donde se pueden tomar muchas fotografías y descansar un poquito.

-Akshardham: este monumento es gratuito pero está prohibido llevar móviles, cámaras u otros dispositivos electrónicos. Si tenéis un coche con chófer mejor que lo dejéis todo con él. Sino se pueden dejar las pertenencias en unas consignas pero tendréis que hacer cola.

-Gurdwara Bangla Sahib: fue uno de los templos que más me gustó y pertenece a la religión Sij. Para poder entrar os tendréis que cubrir el pelo, ir descalzos y las piernas deberán estar  tapadas.  Está prohibido grabar/ hacer fotos por dentro del edificio.

Dónde comer 


En la India en general se puede comer o bien en restaurantes o bien en puestecitos de la calle. Yo por supuesto que os recomiendo restaurantes donde vaya mucha gente puesto que de esta manera nos aseguraremos (o al menos tendremos menos riesgo) de no intoxicarnos.

En Nueva Delhi fuimos casi todas las veces a un restaurante llamado Hot Chimney, recomendado por Pappu. Es un establecimiento donde acuden muchos turistas, la comida realmente está muy rica y no es muy caro (unos 5 euros por persona). Por otro lado, también quisimos ir de ricos y fuimos a uno de los mejores buffet libres de la ciudad y nos gastamos 700 rupias por persona, unos 9 euros por persona 🙂

IMG-20180326-WA0006

Nuestra segunda parada fue Jodhpur, la ciudad azul. Como ya mencioné al principio de todo, desde Nueva Delhi nos desplazamos a Jodhpur en tren nocturno y allí nos recogió nuestro chófer, Pappu. En esta ciudad estuvimos un día y medio, más que suficiente, puesto que es bastante pequeñita y en un día se puede ver todo.

JODHPUR

El alojamiento escogido fue el mejor de todo el viaje sin duda: un pequeño hotel de 6 habitaciones llamado Arch Boutique Hotel. Las habitaciones eran preciosas y espaciosas, super limpias y el personal muy amable, 100% recomendable. El precio de la noche fue de 32€.

Tras 3 días en la India, Sandra empezó a notar las consecuencias de la comida y estuvo ese día de baja en la cama.

1522159503822

Cosas qué ver en Jodhpur:

-Fuerte de Mehrangarh: desde el fuerte se pueden apreciar unas vistas magníficas de toda la ciudad.  A parte de eso, poco más hay que hacer: visitar el museo que encontraréis dentro del fuerte y pasear por el trozo de fuerte habilitado. La entrada me parece que cuesta unas 200 rupias, teniendo  la opción de descuento con carnet de estudiante.

1522233115225

-Torre del reloj: es la plaza central de la ciudad. Alrededor encontraréis el Mercado central, lo que viene a ser un mercadillo de toda la vida.

20180327_133659

Stepwell: es como una piscina pública al aire libre, que justo estaba situada al lado de nuestro hotel. Además de para darse un baño (aunque para las chicas no está tan bien visto), su arquitectura es bonita y puede ser un buen sitio para descansar.

-Centro histórico: básicamente es donde se encuentran la mayoría de casitas azules. No hay nada que ver en especial, simplemente debéis dar una vuelta y recórrer sus calles donde, seguramente, encontraréis a muchos niños dispuestos a salir en vuestras fotos ( y vaquitas también).

IMG-20180327-WA0018

*No vimos ni el Palacio Umaid Bhawan ni el Jaswant Thada, que es un mausoleo.

IMG-20180327-WA0050

Dónde comer:

Desayunamos y cenamos en el mismo restaurante y la verdad es que lo recomiendo mucho. El establecimiento se llama Jhankar Choti-Haveli y además de que la comida está muy rica los precios, una vez más, son bastante asequibles: 5-7 euros por persona para cenar y unos 2,5 para desayunar €. Está situado al lado del hotel.

Por otra parte, también recomendamos el mismo restaurante del alojamiento puesto que también es en un roof top y tenía buena pinta.

PUSHKAR 

Entre medio de Jodhpur i Jaipur se sitúa Phuskar, una de las muchas ciudades sagradas que existen el en territorio hindú. Nosotros desconocíamos esa ciudad hasta que nuestro guía nos sugirió hacer una parada allí durante nuestro trayecto en coche hacía Jaipur (que desde Jodhpur son 350 km unas 6-7 horas en coche). Nos pareció buena la idea así que aceptamos: de esa forma además de hacer un descansito podíamos visitar un lugar adicional. Pero resultó que la visita fue un desastre:

Pushkar es conocida por tener un gran lago, el cual es la atracción turística principal de la urbe. Por ese motivo decidimos que, el corto tiempo que teníamos para la ciudad, lo invertiríamos en ver el lago. La ciudad en sí no es muy bonita, yo la describiría (por lo poco que la vi) como un sitio de retiro espiritual, donde hay mucha gente “hippie” y muchos locales para hacer yoga y meditación.

Pues bien el problema surgió cuando nos metimos por una calle que no debíamos y llegamos a un punto de lago donde una serie de indios nos cogieron rápidamente y nos hicieron una especie de ritual individual a cada uno de nosotros en el cual repetimos algunas oraciones en hindi y tiramos flores al agua. Al final del ritual, obviamente, nos exigieron dinero a cambio de salud para nuestra familia.  Yo, por ejemplo, les dije que no tenía nada de efectivo a lo que me respondieron que me llevarían al cajero más cercano para que pudiera sacar. En definitiva, que nos hicieron el lío y acabamos pagando por una tontería lo cual nos hizo enfadarnos con Pushkar e irnos con mal sabor de boca.

JAIPUR

Tras la corta visita en Pushkar retomamos la marcha y finalmente, llegamos a Jaipur, la ciudad rosa, donde pasaríamos las tres próximas noches. Esta vez escogimos un hotel bastante recomendado llamado Hotel Pearl Palace. El alojamiento está bastante bien (aunque nuestra habitación tenía una decoración un tanto psicodélica), todo muy limpio, barato (19€ la noche) y bien ubicado, siempre hay tuc-tucs en la puerta. Aun así, sin duda alguna, lo que más me gustó (a mí y creo a los demás también) fue el restaurante en la terraza: la carta era muy variada, comida occidental y comida asiática, barato y muy muy rico, así que aunque no os alojéis en el establecimiento os recomiendo que vayáis a daros un buen atracón.

Destacar que a estas alturas David y yo también empezábamos a experimentar los efectos secundarios de la India, los cuales duraron hasta el fin del viaje; el único superviviente fue Eladio.

Cosas qué ver en Jaipur:

En Jaipur hay bastantes cosas por hacer así que a continuación expondré lo que nosotros vimos durante esos dos días y medio.

-Fuerte Amber : Como bien indica su nombre se trata de un fuerte, que como ya podréis imaginaros en India hay bastantes. A mí, sinceramente, me gustó mucho, más que el de Jodhpur. En esta ocasión, el fuerte está un poco alejado de la ciudad por lo que no se pueden apreciar vistas de Jaipur; aun así creo que el entorno es más bonito, hay monos salvajes como invitados especiales y el paseo merece más la pena. A más a más, fuimos un día que la entrada era gratuita (viernes) así que perfecto.

20180329_161038

También en el fuerte de Amber Sandra y yo tuvimos el placer de participar en la fiesta de cumpleaños de una niña india puesto que sus padres nos pidieron que le cantásemos cumpleaños feliz y más tarde nos ofrecieron tarta. Como supongo que ya he dicho anteriormente, los orientales (en general todos) sienten devoción por los europeos/americanos así que no es nada extraño que te pidan fotos y vídeos.   En fin, fue un momento raro pero gracioso, que podéis visualizar en el vídeo 😉

IMG_20180329_202144_987


-Hawa Mahal: es uno de los palacios más conocidos de la ciudad y sin duda alguna donde se toman muchas de las fotografías para promocionar Jaipur. No entramos dentro puesto que nos avisaron que no había mucho que ver, que lo bonito es el exterior.

IMG_20180329_115400_891

-Johari Bazar: los bazares también son populares en Jaipur así que aunque no compramos nada, nos dimos una vuelta por allí.

IMG-20180402-WA0019


-Palacio de Jaipur: nos recomendaron la visita interior al palacio aunque había diferentes tipo de entradas. Nosotros elegimos la media puesto que la cara eran como 1500 rupias ( más incluso que el Taj Mahal). La verdad es que puede que con el ticket de 1500 rupias la visita fuera más bonita (ya que se accedían también a las habitaciones de palacio) pero con la entrada que nosotros cogimos, que era la de jardines y museos, se hizo bastante monótono y aburrido.

1522311035139


-Jantar Mantar: este palacio lo vimos desde lejos puesto que está situado en el agua y nosotros nos quedamos a la orilla. La parte buena es que en la orilla, habían muuuchos puestecitos donde vendían bolsos, imanes, zapatos, etc typical India y por supuesto, muy asequibles.

-Raj Mandir Cinema: habíamos leído que no podíamos irnos del país sin asistir a un cine hindú. Aprovechando que en Jaipur se encuentra un cine bastante conocido, compramos 4 entradas y nos aventuramos a ver una película en hindi y sin subtítulos. La verdad es que fue muy gracioso y pienso que es recomendable ya que es una forma de infiltraros a la rutina de los locales que disfrutan como locos en la sala de cine. Las pelis duran 3 horas aunque a la hora y media hay un pequeño descanso

(que es cuando nosotros decidimos retirarnos porque al día siguiente teníamos que madrugar). Hay diferentes pases, el último es a las 21h.

-Monkey temple: yo tenía muchas ganas de ver monos aunque, por otro lado, tenía miedo ya que algunos de ellos se vuelven agresivos con los turistas y nosotros no nos habíamos vacunado de la rabia así que con un mordisco o un arañazo deberíamos ir corriendo al hospital.  El templo de los monos, claramente, está llenos de monos, que saltan por todos los lados y corren en libertad. Había leído por foros que es mejor no llevar nada de comida encima porque si les das, después te persiguen y entonces, hay más posibilidades de que te ataquen. Yo ya le había advertido a David que no sacara nada de comida, pero decidió no hacerme caso y sacar un panecillo de la mochila: solamente con desenvolverlo y escuchar el sonido del plástico un grupo de monos se nos acercó con rapidez (salían de todos los lados, mamma mía) con la intención de conseguir un trocito de pan. Menos mal que el graciosillo de David tiró el pan bien lejos y todos se fueron a perseguirlo.

IMG_20180401_193715_470

Desde la parte de arriba del templo el atardecer es muy bonito y se ven vistas de la ciudad de Jaipur, así que, lo recomiendo!

 


Dónde comer:


En cuanto a comida, la verdad es que fuimos a sitios recomendados por Pappu, nuestro guía, y ninguno de ellos era sobresaliente. Simplemente, destacar una vez más, el restaurante del hotel Pearl Palace.

En cuanto a la bebida, que también se puede añadir a esta sección, recomendamos un sitio de lassis (bebida típica de la India) aparentemente buenísimo (yo no lo probé porque soy intolerante a la lactosa y está hecho con yogur pero los demás sí y les gustó mucho). El local se llama Lassiwala.

AGRA

Y llegamos a la última parada pero la más fuerte: Agra, hogar de una de las maravillas del mundo…el Taj Mahal y la mayor ilusión de mi viaje a India. Aquí solo estuvimos un día y una noche, puesto que la atracción principal y lo que normalmente uno visita es el Taj Mahal por lo que no se necesita invertir mucho tiempo en dicha ciudad. Nosotros llegamos el Sábado al medio día y nos fuimos el Domingo por la mañana.

El alojamiento, en este caso, se llamaba Aman Homestay (22€ la noche), la dueña de la casa, llamada Aman, ha convertido su mansión en un pequeño alojamiento para turistas, todo muy familiar. Aunque la decoración de la habitación era bastante feita, todo hay que decirlo, el sitio estaba bien ubicado, a 15 min caminando del Taj Mahal, y limpio, que es lo más importante.

Las horas más bonitas para ir a ver el Taj Mahal son o bien el amanecer o bien el atardecer y nosotros nos decantamos por el segundo. La entrada cuesta 1000 rupias (12€) y se puede comprar en la misma puerta del monumento (se necesita el pasaporte y se paga en efectivo). Informaros bien de los horarios puesto que se cierra bastante pronto.

IMG-20180331-WA0020

20180331_175040

No hay mucho más que decir, solo que miréis las fotos y os enamoréis.

Dónde comer 

Pues tanto como la comida como la cena la hicimos en el mismo sitio: Good vibes Cafe! Fuimos porque está justo en frente del alojamiento que escogimos y además tiene buena puntuación en TripAdvisor; el sitio es un poco cutre pero es muy barato, muy bueno y el personal muy majo.

IMG_20180331_150915_188

RETORNO A CASA

Aquí no hay mucho que añadir simplemente que después de 10  días de viaje estábamos muy cansados y decidimos pagar la zona VIP del aeropuerto (unos 17 €). Bebida y comida ilimitada, zona WI-FI, ordenadores, enchufes, asientos cómodos…el paraíso.

Volvimos agotados pero felices de haber conocido un país más, y bien especial. ¡Ahora nos quedaría conocer el sur que también nos han dicho que es muy bonito!

En breves nuevas entradas…Tenerife y Londres entre ellas, allá vamosssssssssssss

Muchos aviones,

Paula

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s